• Poesía
  • Ensayo
  • Narrativa
  • Traducciones

Conoce este hombre la vida del júbilo.

ha vivido el instante que dura la vida del júbilo,

ha sido la forma corpórea del júbilo aniquilador.

Sus ojos lo han visto. Sus manos lo han tocado –y

por eso este hombre sabe.

 

En lo interior del tiempo discurre el tiempo a partir

de la revelación, y por el júbilo se mide,

            al igual que la obra.

            Así la obra en que vive el hombre es la obra;

            y por eso, el hombre en que vive la obra no es la

obra.

            Así el hombre se hace en la obra;

            es el hombre quien deshace la obra para hacer al

hombre, o sea la obra.

 

Bruckner, 1978

Jaime Saenz